domingo, 9 de noviembre de 2008

Libro/La paz


'La paz y la palabra'
da voz a 81 intelectuales contra la guerra
Los beneficios de la venta del libro se destinarán al pueblo iraquí
MATIAS NESPOLO - BARCELONA

La importante movilización mundial que hizo oír su grito de 'No a la Guerra' antes y durante la invasión a Irak, ahora comienza a dar sus frutos. La paz y la palabra, publicado por Odisea bajo al edición de Manuel Francisco Reina, reúne las voces de 81 intelectuales de varios continentes que se alzan contra la guerra.
Se trata de un grito literario contra los daños causados por la pasada invasión, contra esta guerra y todas las guerras, bajo la forma de manifiestos, relatos, artículos y poemas inéditos.Y los beneficios que surgen de este libro son destinados a la ayuda al pueblo iraquí por intermedio de Intermon Oxfam y la Fundación IPADE.
La paz y la palabra es una suerte de miscelánea de voces y nacionalidades diversas. Entre los escritores, artistas e intelectuales más representativos destacan: José Saramago, Ernesto Sábato, Pedro Almodóvar, Fernando Fernán Gómez, J. Manuel Caballero Bonald, Rosa Regás, Eduardo Mendicutti, Raúl del Pozo, Espido Freire, Muhsin Al-Ramli, Dulce Chacón y una larga lista de etcéteras.
Todas estas voces se congregan en esta obra no sólo para manifestar su oposición al conflicto unilateral de Irak y los daños irreparables que ha causado tanto en su población civil como en el patrimonio histórico y cultural, sino también para hacer explícita su oposición a «todo lo que significa deshumanización, degradación del género humano, muerte y violencia», como refiere el prólogo del editor.
Cabe la aclaración, para evitar malas interpretaciones, porque los participantes de esta heterogénea antología literaria también se oponen en forma declarada al régimen de Sadam Husein, al terrorismo internacional, a las muertes del pueblo Palestino, y a los numerosos conflictos bélicos del globo. El gesto encierra un móvil humanitario.Es una llamada a favor de la paz.
Manuel Francisco Reina señala en el prólogo de la obra la importancia de la empresa. Los dos millones de personas que se manifestaron en todo el mundo contra la invasión cristalizan ahora en un discurso literario de voces diversas pero unificado. Significa una toma de conciencia de todos aquellos que se niegan a legitimar los horrores de la guerra y alzan la voz de un discurso plural y multicultural contra el «pensamiento único».
El libro lleva como epígrafe unos versos de Miguel Hernández, «tristes armas /si no son las palabras», y un poema completo de Blas de Otero, Pido la paz y la palabra. Y este es el motivo que rige la obra y su título: legitimar la palabra (el diálogo) como única arma idónea contra la muerte y la violencia.
Los textos reunidos van dispuestos en cuatro secciones. La primera sección, Manifiestos a favor de la paz, recoge cuatro proclamas: Paremos la guerra contra Irak, leído en la manifestación de la Puerta del Sol de Madrid el pasado 15 de febrero; el Manifiesto contra la guerra en Madrid, leído por José Saramago y Dulce Chacón en marzo; el Manifiesto de Ernesto Sábato dirigido a los alumnos de la Universidad de Buenos Aires; y la proclama de febrero de la Plataforma de Escritores contra la Guerra, impulsada por Antonio Gómez Rufo, Andrés Sorel y Joaquín Leguina.
La segunda sección, La Prosa de Guerra, aglutina artículos de prensa, ensayos breves, relatos y crónicas sobre la cultura iraquí , la mayor parte aparecidos en distintos medios y algunos inéditos.Antología de Babilonia, el siguiente apartado, recoge una selección de poemas de autores iraquíes contemporáneos, con un estudio preliminar de Muhsin Al-Ramli. Y finalmente, Poetas en las trincheras, es una antología de poesía contra la guerra de autores españoles.
--------------------------------------------------------
*publicado en diario (EL MUNDO) en 21 de mayo de 2003 madrid