sábado, 1 de noviembre de 2008

entrevista/2006/01/17





Muhsin Al- Ramli
“la poesía es un alimento en Irak”
por: Jade Del Arco
Alwah es la única revista cultural árabe publicada en España
El formato de esta revista es impreso y digital y recibe colaboraciones del mundo árabe. Muhsin Al-Ramli es fundador, editor y codirector de esta publicación. Este novelista, poeta y traductor nacido en Shirqat (norte de Irak) 1967, vive en España desde 1995. En su currículum aparecen entre otras muchas cosas sus estudios en filología española y su doctorado en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Madrid con la tesis titulada “Las huellas de la cultura islámica en el Quijote”. Ha escrito libros como: “Todos somos viudos de las respuestas” o “Las felices noches del bombardeo” y ha traducido clásicos de la literatura española como “Entremeses” de Cervantes o “Fuenteovejuna” de Lope de Vega. Ha ganado en dos ocasiones el premio de los escritores jóvenes de Irak y en el año 2002 el de la Universidad de Arkansas (Estados Unidos), por la versión inglesa de su novela “Migajas esparcidas”. Actualmente es profesor de Lengua árabe en la universidad americana Saint Louis University de Madrid.
¿Qué quiere decir Alwah en árabe?
Es el plural de la palabra “lawh”, que quiere decir tablilla en árabe. En Irak la primera escritura no se escribió en papiro como en Egipto, sino que se hacía en barro. Alwah se puede traducir como tablillas de escritura.
¿En que año se fundo la revista?
Se fundó en el año 1997 en Madrid. Abdul H. Sadoun (poeta y escritor) y yo la fundamos.
“Hemos tocado temas que están prohibidos en el mundo árabe, este es otro de los objetivos de la revista”
¿Cómo surgió la idea de una revista cultural árabe?
Teníamos noticia de que otros amigos escritores y poetas árabes en otros países hacían actividad cultural, escritura… pero en España no hay una cultura árabe seria. No había una cultura árabe de pensamiento, de literatura. Con Alwah pretendíamos además de fomentar la cultura árabe en España, hacer un puente entre dos cosas: entre el este y el oeste del mundo árabe y traducir del español a nuestra lengua. Es decir: Había un embargo sobre Irak, los amigos de allí nos mandaban cartas, escrituras. En Irak no las podían publicar, además allí no entraban libros nuevos, ni informaciones. En Irak no sabían que pasaba en el mundo. Los jóvenes iraquíes y de Marruecos publican nueva escritura en la revista, así cuando la enviamos ellos pueden saber que pasa. Se crea así el puente entre el este y el oeste. El segundo puente, como ya he adelantado es traducir lo que hay de novedad en España, sobre literatura española, al árabe.
Además de los redactores y colaboradores desde el mundo árabe, ¿quién escribe en la revista? ¿Puede colaborar cualquiera que no conozca su lengua?
Mucha gente colabora, muchos españoles, pero en la revista traducimos lo que escriben. Muchos de los números, 24 hasta ahora, están dedicados a un tema concreto que se anuncia antes. No solo los árabes, también escritores españoles pueden escribir. Nosotros les informamos sobre el tema, así, si les interesa pueden dar su opinión.
¿Cuáles son los temas que predominan en Alwah?
Hemos tocado temas que están prohibidos en el mundo árabe, este es otro de los objetivos de la revista. Por ejemplo hemos tratado el erotismo, la dictadura y por ello hemos recibido críticas en el mundo árabe. Recuerdo un número sobre lo que significa Dios para los intelectuales. Hemos hecho también muchas entrevistas.

La situación de la cultura en Irak

En occidente se desconoce la cultura árabe, la escritura y la poesía ¿Han pensado en una revista que llegue a los que no conocen su lengua?
Es buena idea pero es una idea más grande que nuestras posibilidades. Cuando llegamos mi amigo Sadoun y yo en el 95 éramos alumnos y trabajábamos de forma ilegal. Empezamos a hacer la revista, pero es imposible ir más allá de nuestras posibilidades. Es verdad que no se conoce bien la cultura árabe, pero eso necesita un esfuerzo de una fundación, la ayuda de Ministerio, de una televisión, de una revista cara que se pueda distribuir. Nosotros nos hemos limitado a atracar el pensamiento y la literatura, ya que los dos somos escritores.
¿Cómo describiría la situación de la cultura iraquí tras la guerra?
Lo único en Irak que funcionaba en la época de Sadam, en la guerra y hasta hoy es la cultura. Todo está destruido, menos la cultura. No digo la cultura como administración sino como creación. Hay por ejemplo festivales de teatro, de poesía, escritura, conferencias, siempre hay novedad. En general ahora hay libertad pero caos a la vez. Ahora el intelectual tiene miedo porque esta entre la espada y la pared: hay integristas, islamistas, hay grupos armados que atacan contra los intelectuales. Hemos perdido más que 300 entre, periodistas, artistas, profesores de universidad, médicos, científicos, etc. Han sido asesinados durante los años de la ocupación. Había algunos partidos fanáticos que no respetaba a los liberales, a los intelectuales a la forma occidental. Ahora cada uno puede escribir lo que quiere pero sigue habiendo miedo, miedo al momento de la publicación por si lo matan.
¿Y la cultura de Irak en el exilio?
Ha funcionado muy bien, igual que nosotros muchos amigos en otros países han hecho actos, revistas, teatro, incluso cine y siguen haciendo. Por ejemplo en la época de Sadam parte del objetivo de nuestra revista era publicar lo que estaba prohibido publicar en Irak, de hecho muchos amigos nuestros nos mandan escritos y los publicamos con nombres falsos, pero por lo menos dicen lo que quieren.

“se vende la fotocopia seis veces más cara que las mejores revistas culturales dentro del país”

¿Cómo mantienen la comunicación con Irak para difundir la revista?

En la época de la dictadura no había Internet, estaba prohibido incluso el fax y por teléfono pocas veces se conseguí mantener la comunicación. Yo con mi familia pocas veces podía contactar. Y respecto a la revista, a través de un correo normal mandamos un ejemplar a Irak. Lo hicimos a través de Jordania. Hay amigos que están en el exilio en Jordania, así nosotros mandamos el ejemplar a ellos y ellos lo manda con un taxista que lo esconde y lo da a un amigo en Bagdad, este amigo hace fotocopias. La revista llega del sur al norte. La mayoría de los intelectuales la compran, incluso se vende la fotocopia seis veces más cara que las mejores revistas culturales dentro del país. Pero ahora tenemos Internet, así es más fácil. Pero el correo normal se sigue el mismo esquema, así seguimos mandando los ejemplares.
¿Es cierto que en Irak la poesía es una necesidad?
En Irak todo el mundo es poeta. Incluso antes mi familia me mandaba cartas en poesía. En Irak desde la primera escritura, las primeras poesías, se ha escrito así. Somos conocidos en el mundo árabe como el país que más poetas tiene y mejor poesía tiene. Pero no tenemos por ejemplo novela como Egipto, porque en Irak es diferente la personalidad, la cultura, hay más entusiasmo. Además no tenemos paz. Nunca Irak ha desfrutado de diez años seguidos de paz. De hecho la poesía es momentánea. No puedes sentarte a escribir una novela, para ello necesitas tranquilidad, libertad, tiempo, estar seguro. En Irak cada día es una cosa distinta. Todo se cambia, no hay seguridad. La poesía es una reacción, fruto y reflejo de todo esto… la poesía es un alimento en Irak. Tenemos más poesía que petróleo, pero los invasores nunca hablan de nuestra poesía y solo de nuestro petróleo que les interesa más que nada.