viernes, 7 de noviembre de 2008

entrevista/El Cultural


Muhsin Al-Ramli, dibujado por Gusi Bejer


Muhsin Al-Ramli

“No creo que la situación en Iraq se normalice pronto”

Martín LÓPEZ-VEGA


Muhsin Al-Ramli es escritor y traductor iraquí exiliado en España. Su novela Migajas esparcidas obtuvo en 2002 el premio a la mejor obra árabe traducida en EE. UU., pero aún no está traducida al español. Él ha vertido al árabe a Cervantes, Lope de Vega, Espronceda... Hasta dentro de dos años no podrá volver a Iraq, lo mismo que poetas como Sadi Yousef, porque no todo acaba con Sadam. Dirige la revista Alwah y le llueven las colaboraciones desde Iraq. Suya es esta radiografía de lo que allí pasa a esta hora.


Pregunta: La mayoría de los intelectuales iraquíes está en el exilio.

Respuesta: Sí. Y no había otro motivo para exiliarse que la dictadura.

P: Usted vive en España. ¿Por su dedicación a nuestra literatura?

R: No. El primer motivo fue poner a salvo mi vida, y buscar libertad para mí y para mi escritura.

P: ¿Cuál es la situación de la cultura iraquí actual?

R: La de dentro, muy dañada, pero sigue latiendo, y la que está fuera florecida, pero esparcida.

P: Hemos leído que las novelas de Sadam eran best-sellers en Iraq...

R: No es cierto. Las ventas de esas novelas fueron impuestas con la compra de productos básicos.

P: ¿Cree que la situación se normalizará pronto?

R: No.

P: Su hermano el novelista Hassan Mutlak fue asesinado por Sadam.

R: Participó en uno de los muchos intentos de golpe de estado. En enero de 1990 estuvo a punto de lograr su objetivo, pero les descubrieron y les torturaron brutalmente durante casi seis meses. El 18 de julio de 1990 les asesinaron. A mi hermano, por ser civil, le ahorcaron, mientras que a sus compañeros militares les fusilaron, cobrando a sus familias el precio de las balas a cambio de la entrega de los cadáveres.

P: ¿Ha llegado la hora de regresar?

R: Sí, cuando nuestro futuro gobernador general americano nos lo permita, porque hace ya unos días se ha difundido la primera lista de 300 iraquíes a los que les está prohibido volver a Iraq antes de que pasen dos años.

P: ¿Qué le han parecido las imágenes de los museos y las bibliotecas de Bagdad asaltadas?

R: He llorado y me he sentido verdaderamente huérfano, más que cuando murió mi padre.

P: ¿Cuáles son sus noticias?

R: Barbaridades. Los dos museos principales de Bagdad y Mosul han sido totalmente saqueados, han desaparecido 170.000 de las 200.000 piezas del museo de Bagdad, sólo han dejado las pesadas y las han dejado rotas.

P: ¿Y por qué ha ocurrido esto?

R: Porque esto es lo quiere Estados Unidos, borrar nuestra memoria. Les dieron una lista de sitios arqueológicos, pero sólo han protegido los pozos de petróleo.

P: Con qué símbolo del patrimonio iraquí se quedaría?

R: Con la leona herida.

P: ¿Qué obras de la literatura iraquí no deberíamos dejar de leer?

R: Gilgamesh, Las mil y una noches, los poemas de Al-Mutanabi, las obras de Al-Yahid y muchas otras...

P: ¿Se conoce la cultura española en Iraq?

R: Mucho más de lo que se conoce de la cultura iraquí en España.

P: ¿Qué libros españoles hay allí?

R: Los traducidos al árabe son quizá miles, Cervantes, Juan Ramón, Machado, Lorca y el 27, el magnífico Juan Goytisolo.

P: ¿Qué conocimiento hay de la literatura iraquí en Occidente?

R: Una ignorancia casi total.

P: ¿Cuál era la situación de la cultura kurda en Iraq?

R: Han sufrido igual y un poco más que la cultura árabe.

P: ¿Qué ocurrirá ahora con ellas?

R: Espero que tengan más oportunidades y más libertad.

P: ¿Habría hoy ocasión de ir al mercado de poesía de Basora?

R: Ya no hay Mirbad en estos tiempos, pero la poesía está presente en cada rincón de Iraq.

P: ¿Qué versos le vienen a la memoria al pensar hoy en Bagdad?

R: Los de una canción muy famosa que dice: “Oh, Bagdad de los poetas y las imágenes/eres el tesoro y el aroma de todos los tiempos/eres las mil noches de bodas completas/la luna sigue lavando tu cara”.

----------------------------------------------------------
*publicado en (El Cultural) del diario (EL MUNDO), el 24/04/2003 Sección: LETRAS Última palabra